Producción científica sobre aplicaciones terapéuticas del ozono

oct 19, 2011   //   por Leonor Contreras   //   Artículos, Ozonoterapia  //  Sin Comentarios

Uno de los descubrimientos más notables durante los últimos años en el campo de la medicina alternativa es el empleo del ozono como agente terapéutico. No obstante, a pesar de la práctica cada vez más extendida de la ozonoterapia en el mundo, existen todavía aspectos contradictorios alrededor de su aceptación como técnica terapéutica, y algunos medios de comunicación han afirmado que no existe evidencia científica que acredite sus supuestas ventajas. El presente trabajo constituye un estudio bibliométrico con el objetivo de identificar y analizar la producción científica sobre aplicaciones terapéuticas del ozono existente en el Web of Science. Se recuperaron 117 artículos sobre le temática. Se identificó el índice de asociación de los autores; los autores, revistas y países más productivos; los artículos más citados; las redes de colaboración internacionales; las especialidades más beneficiadas; y los padecimientos más tratados con la ozonoterapia. A pesar de la escasa producción científica sobre las aplicaciones terapéuticas del ozono recogida en el Web of Science, se observó un crecimiento exponencial de esta durante la última década, así como una amplia gama de patologías que registraron sus efectos positivos. Ello confirmó la existencia de una evidencia científicamente válida que acredita su uso como técnica terapéutica en la práctica clínica.

(Este artículo originalmente apareció en Biblioteca Virtual en Salud de Cuba)

Copyright: © ECIMED. Contribución de acceso abierto, distribuida bajo los términos de la Licencia Creative Commons Reconocimiento-No Comercial-Compartir Igual 2.0, que permite consultar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente y utilizar los resultados del trabajo en la práctica, así como todos sus derivados, sin propósitos comerciales y con licencia idéntica, siempre que se cite adecuadamente el autor o los autores y su fuente original.

Cita (Vancouver): Arencibia Jorge R, Leyva Rodríguez Y, Collymore Rodríguez A, Araújo Ruiz JA. Producción científica sobre aplicaciones terapéuticas del ozono en el Web of Science. Acimed 2006;14(1). Disponible aquí. Consultado: día/mes/año.

Uno de los descubrimientos más notables durante los últimos años en el campo de la medicina alternativa es el empleo del ozono como agente terapéutico. La ozonoterapia es una terapia natural consistente en la aplicación de una mezcla de Oxígeno (O 2 ) y de Ozono (O 3 ), con alto grado de eficacia, bajo costo y muy práctica, si se considera la infraestructura necesaria para su administración.1

El ozono es una forma alotrópica (O 3 ) del oxígeno molecular (O 2 ), que está presente como un constituyente gaseoso natural en las capas altas de la atmósfera y representa el 0,0001 % de su composición total. Fue descubierto en 1785, por el físico holandés Martinus van Marum mientras realizaba investigaciones con máquinas electrostáticas, que desprendían un olor característico, único y punzante;2 y bautizado en 1840 por C. Schonbein, quien repitió los experimentos de van Marum y describió sus principales propiedades químicas. Etimológicamente, la palabra “Ozono” deriva del griego “ Ozein”, verbo que significa “oler”, y esto reafirma las características de este gas, el cual no puede olerse cuando su concentración supera las 0,1 ppm, porque comienza a ser un gas irritante.3

El descubrimiento de las propiedades bactericidas y cicatrizantes del ozono permitió a los investigadores profundizar en el conocimiento de sus efectos beneficiosos, hasta entonces desconocidos, y en el uso del ozono como terapia curativa en los distintos campos de la medicina. Kleinmann, en Alemania, realizó el primer estudio bacteriológico en el que describió el efecto del ozono sobre organismos los patógenos.4 La primera constancia bibliográfica de su uso en medicina, data de la primera guerra mundial, cuando el doctor A. Wolff comenzó en Alemania a realizar curas con ozono para la limpieza y desinfección de heridas sépticas de guerra.5 Payr en 1935, 6 y Aubourg en 1936,7 utilizaron, por primera vez, mezclas de ozono-oxígeno insuflado por vía rectal para tratar fístulas y colitis ulcerativas.

En 1950, J. Hansler desarrolló el primer generador de ozono para uso médico, que permitiría la dosificación exacta de las mezclas de ozono-oxígeno. 8 Este hallazgo fue decisivo en la terapéutica, porque era necesario aplicar una dosis adecuada de ozono para evitar la peroxidación excesiva que pudiese ocasionar daño en las membranas de las células.

A partir de 1970, comenzaron a vislumbrarse nuevas posibilidades de aplicación del ozono en la práctica médica, y varios equipos de investigación de Alemania, Italia y España, publicaron artículos que informaron sobre métodos, resultados y la evolución de la ozonoterapia como técnica aplicada para distintas patologías.

El ozono actúa como un excelente agente antimicrobiano debido a su elevado poder oxidante, especialmente al nivel sistémico, es capaz de inhibir y destruir microorganismos patógenos como bacterias anaerobias, virus, algas, hongos y protozoos. Todas las enfermedades causadas por estos microorganismos son potencialmente curables con la ozonoterapia. Se ha comprobado que su acción viricida, que se establece a nivel del ciclo reproductivo del virus, motivo por el cual se investiga actualmente su posible utilización como tratamiento alternativo del SIDA. Estas propiedades bactericidas , fungicidas y viricidas también han permitido la utilización del ozono en la potabilización de aguas, sin que se produzcan residuos tóxicos para la salud humana.

En Cuba, se utilizó por primera vez el ozono en 1981, cuando fue probada la efectividad de este agente como bactericida en la desinfección de agua potable contaminada. En 1986, se creó la primera sala experimental de ozonoterapia en Cuba, donde se desarrollaron tratamientos para varias enfermedades de importancia social con un enfoque clínico-investigativo vinculado muy estrechamente con los trabajos experimentales de laboratorio. En la década de los años 90, surgió el Centro de Investigaciones del Ozono, como parte del Centro Nacional de Investigaciones Científicas, y se desarrolló una Red Nacional de Ozonoterapia que agrupa actualmente a más de 40 instituciones nacionales de Salud.9

No obstante, a pesar de la práctica cada vez más extendida de la ozonoterapia en el mundo, existen todavía aspectos contradictorios alrededor de su aceptación como técnica terapéutica, e incluso se ha llegado a afirmar en los grandes medios de comunicación que no existe ni un sólo estudio científico que acredite las supuestas ventajas del ozono en la práctica médica.10

El presente trabajo, por tanto, es un estudio bibliométrico, realizado con el objetivo de identificar y analizar la producción científica sobre las aplicaciones terapéuticas del ozono existente en el Web of Science, la más importante y reconocida base de datos de la comunidad científica mundial, en aras de vislumbrar hasta qué punto es o no válida la afirmación de que no existe evidencia clínica sobre los efectos terapéuticos de la ozonoterapia.

Continue leiendo sobre: Producción científica sobre aplicaciones terapéuticas del ozono

Autores: Ricardo Arencibia Jorge1, Yadira Leyva Rodríguez2, Andrea Collymore Rodríguez3 y Juan A. Araújo Ruiz4

  1. Licenciado en Información Científico-técnica y Bibliotecología. Departamento de Información Científica. Centro Nacional de Investigaciones Científicas.
  2. Estudiante de Bibliotecología. IPC “Olo Pantoja”
  3. Técnico en Bibliotecología Médica. Departamento de Información Científica. Centro Nacional de Investigaciones Científicas.
  4. Máster en Ciencias de la Información. Jefe del Departamento de Información Científica. Centro Nacional de Investigaciones Científicas.

Deja un comentario

You must be Entra para dejar tu comentario.